Blogia
Culo veo... ¡culo quiero!

Las maravillas de la televisión digital

 

Vaya mierda de programación televisiva, especialmente en verano. Normalmente no solía darle importancia, claro que, normalmente no solía pasar muchos sábados por la noche en casa y, normalmente tampoco solía madrugar los domingos y sentarme en el salón para hacer compañía a mi bebé.

Ahora empiezo a darme cuenta de que una catástrofe aérea es la excusa perfecta para que los miembros de Protección Civil tengan sus minutos de gloria en el programa del corazón del sábado por la noche (desconozco el nombre), y que la ética periodística acabará con los escrúpulos de muchos.
Lo sé, lo hacen por nuestro bien, para que perdamos el miedo a volar y pongamos éstos desastres a la altura de cualquier accidente de coche. No hay nada de morbo o inmoralidad en nuestros profesionales televisivos cuando preguntan sobre cualquier escabroso detalle, e incitan a personas que no tienen ni idea sobre el tema, a que expresen acaloradamente sus precipitadas conclusiones. Es más, incluso las tienen en cuenta y debaten sobre ellas para que, sin duda, les sirva de alivio al resto de familias, incluídas obviamente, las de la tripulación.

Si te consideras suficientemente empachado informado sobre el tema, como fué mi caso, no hay problema, tienes alrededor de veinte canales más a tu disposición... ¡bendito TDT!

No hay más que echar mano de uno de los mandos a distancia (porque ahora todos tenemos rodando por la mesita de centro, al menos tres), comienzas a pulsar el botón de subir de canal compulsivamente, para comprobar que, la programación era mucho mejor cuando sólo teníamos TVE y la "Uhachefe". Al menos no se tiraban quince minutos metiendo anuncios y el sábado por la noche te ponían una peli con menos de diez años de antiguedad, que comenzaba a las diez, y acababa más o menos a las doce, dependiendo de su duración.

Ahora te ponen una de Star Wars, pero en el primer intermedio te aburres de esperar y empiezas a hacer zapping: concursos chorra a los que ¿¡nadie!? llama; repetición de los capítulos repetidos de los Simpsons; repetición de las retransmisiones deportivas; series infantiles con anuncios; repetición de teleseries, también con anuncios... y llegamos a la piedra angular de la increible programación digital: ¡la Teletienda!

No me extraña que hayas canales dedicados las 24 horas del día a éste menester. Los mejores actores del planeta se reunen en un pequeño plató para vendernos los más excitantes y prácticos artículos jamás inventados.

Es admirable la dedicación que muestran para que nos pongamos en forma con un artilugio vibrador, que acabará destrozándote los ligamentos y prácticamente todas las articulaciones, por 500 €uros de nada... y si de vibrar hablamos, no se olvide de la faja vibradora "Vibromax", con la que podrá tomar café tranquilamente mientras quema grasas, eso sí, si tiene buen pulso.

Por el contrario, si no nos gusta nada el tema de la vibración, con el cinturón "Sauna Belt", quemaremos grasas de forma localizada, a la vez que nos provocamos quemaduras de distinto grado, gracias a su regulador electrónico de temperatura.

No debemos pasar por alto las bondades de los aparatos de gimnasia pasiva, pues colocándonos los electrodos por el cuerpo de forma estratégica, nuestros fofos y débiles brazos pueden evolucionar hasta niveles que sonrojarían al mismísimo Schwarzenegger... Con las descargas eléctricas adecuadas, podremos desarrolar músculos hasta en las pestañas.

Si la electrónica no le acaba de convencer a la hora de perder peso, no se preocupe, comprando una "Faja Slim" a un precio increible, le regalamos otra, para que pueda lavar la primera cuando ésta huela a sudor de choto campestre.

¿Le aburre hacer abdominales? ¿No consigue resultados y sus amigos le dicen que debería dejar de comer dos kilos de panceta al día? ¡No hay problema! En la teletienda existen gran variedad de artículos de los que se podrá ir aburriendo gradualmente y que irán abarrotando ese inútil trastero que compró con su piso. ¡Y lo mejor de todo!, podrá atacar agresivamente sus abdominales y obliquos laterales de una forma más chula si combina distintos elementos. Haga ejercicio enfundado en su "faja Slim", con la "Sauna Belt" en la barriga cervecera y la "Vibromax" en la chepa y unos cuantos parches eléctricos colocados en las ingles y el trasero. ¡Verá que divertido...! sobre todo para los que tengan el placer de contemplarle...

También podemos olvidarnos de comprar rollos y rollos de papel Albal y film transparante, si nos hacemos con unos sorprendentes aros-ventosa que sellan con una fuerza asombrosa cualquier olla o sartén.... ¡también nos sirven para envolver bocadillos! Basta con guardar éstos en el recipiente adecuado y tu hijo podrá llevarse la comidad para todo el viaje de fin de curso en tu batería de cocina, con la tranquilidad de que aguantarán totalmente frescos más de una semana...

Es alucinante el entusiasmo que demuestra toda ésta gente hablando de sus productos, aunque lo que de verdad me encanta, son los comentarios del ayudante de turno:
-¡Oh, Mike!, ¡no se cómo he podido estar tanto tiempo sin éste trasto inútil...!
-Dios mío Larry, esto vibra con una fuerza asombrosa ¿y dices que lo puedo usar bajo la ropa en cualquier parte del cuerpo?

Esos son anuncios... de hecho, el de la crema "baba de caracol" queda a la altura del betún. ¿Cómo se puede llamar a un producto que se unta por la cara "baba de caracol"?
Todos sabemos que la mierda sirve de abono, pero nadie la ofrece como "mierda de vaca", o "cagada de gallina". Se venden como "estiércol", "gallinácea", o "palomina" en el caso del excremento de paloma. Y eso que éstos artículos no se utilizan como productos cosméticos, al menos por ahora.
Creo que deberían haberle puesto un nombre más sofisticado, del tipo "crema Q-35, con esencia de Crymptophalus", que mira que buen resultado han dado las isofablonas, l-casei immunitas, nanosferas, tonalín, lactobacillus, thermolactil...
Por cierto, ¿cómo extraen la baba de los caracoles? ¿los ordeñan? ¿les pasan un minúsculo papel secante por la lengua? ¿les ponen delante fotos de atractivas caracolas extraidas del "Play-caracol"?
Y desde luego falta dinamismo en los spots. Se echa de menos la entusiasta voz de la modelo-ayudante de turno, comentando que nota como se va regenerando su piel, y que siente un increible cosquilleo, como si cientos de caracoles le estuvieran masajeando las patas de gallo...

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

mr.deditos -

¿Y no te entran ganas de comprar nada?
Con lo erótico que debe ser estar embadurnado de baba de caracol....

Del tema de la TDT, yo veo el Disney Channel (obligado por los tiranos de la casa) y el 0 Latino, que al final es música. Del resto, procuro ver lo menos posible.

Yo prefiero sacarle rendimiento a mi disco duro multimedia de 750Gb.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres