Blogia
Culo veo... ¡culo quiero!

La locura informática

 

En algún lugar de la Mancha, época actual… ZULU:

Hacía años que no me pasaba... posiblemente tres o más, y reconozco que estoy cabreado, ¡muy cabreado!.

Antes me resignaba: algo habré hecho mal: no debería haber ejecutado ese archivo sin verificarlo... no debería visitar esas páginas... debería conseguir un antivirus más potente...

Pero ahora es distinto, después de tomar mil y un medidas para evitar éstos problemas, sienta mal cuando ocurre de ésta manera. Todo va divinamente hasta que al puñetero hijo de Bill Gates le da por no arrancar después de uno de los rutinarios pantallazos de su criatura. Todo a tomar por saco. He perdido datos, pero afotunadamente no los suficientes como para tirarme por la ventana. Las copias de seguridad tienen sus ventajas, aunque me niego en redondo a vivir con el alma pendiente de un hilo por olvidar hacerlas a diario. Es más, soy despistado por naturaleza y alguna vez me acuerdo de que no las he hecho tumbado en el sofá de casa.

No ha sido así ésta vez, pero lo cierto es que algunos datos de menor relevancia se han perdido en las tripas de éste engendro lleno de cables y ventiladores... ojalá y le aprovechen.

Aquí al lado lo tengo, formateando... ¡que se joda!

En ésta ocasión ha ganado él, y yo ando aquí encorvado y encogido sobre el teclado de mi fiel portátil (también me dió guerra en su momento, todo hay que decirlo). A empezar de nuevo, y a rezar para que aguante un mínimo de otros tres años sin dar problemas, porque una cosa tengo muy clara: un problema en el PC hoy en día es perder varios días de tu vida en reinstalaciones de drivers y programas, recuperaciones de datos, actualizaciones y mil y una situaciónes estúpidas., pero volvamos atrás:

 

Martes, 17:00 horas ZULU

Tienes el Cad abierto, suenan los “Temple Pilots” en el winamp, el Ares funcionando a todo trapo, estás comprimiendo un archivo de 2 gigas, tres páginas en el Firefox, el programa de facturación, el word y el de cocinas. Te dispones a abrir el de presupuestos de armarios y… ¡pantallazo!. Mierda Bill Gates, ahora a esperar que reinicie…

"Windows no puede arrancar porque no encuentra o está dañado el tuputamadre.dll"… ¿Te lo he escondido yo? ¿Pero tú no eres un ordenador?, jodeeeeeer... ¡pues se más ordenado!

Empiezo a tener claro que el ordenador lo que hace es ordenar al usuario, en lugar de clasificar datos. Si, si... ordenar y mandar. Y tú claro, a obedecer.

"La restauración del archivo o la reinstalación de windows solucionaría el problema". Bien, eso me parece perfecto, pero suena a teoría de jubilado. Ya sé que hay algo mal que hay que arreglar, pero ¿cómo coño se restaura el puñetero archivo si no arrancas... ¡mamonazo!? ¿Tú te crees que si supiera hacer esas cosas usaría Windows? ¿Pero quién carajo escribe las ayudas del XP?

¿Y a cuento de qué me vienes dando por saco ahora? Avísame antes de pegar el castañazo. Coño, si no puedes tirar con dos programitas de nada, quéjate, pita, o ve más lento. Mándame al gilipollas del clip que sale molestando en el word, o que el perrito del buscador pegue unos ladriditos para advertirme de que estoy haciendo algo mal. Pero no me vengas ahora con que has perdido el archivo nosecuantos…

Podría extenderme sobre el sucesivo uso de "boot cfg", o "chkdsk", pero sería redundar sobre el mismo tema.

 

 

Miércoles, 09:00 Horas ZULU

Por fín te das por vencido, te rindes a la evidencia y decides finalmente reparar el XP, con la “original” copia que todos tenemos en nuestro poder con una mínima esperanza de recuperar los archivos que aún deben vagar ocultos por el disco duro. Me instalo el portátil y me lío a buscar algún programa en la red para ese fín... bién, este parece bueno, al "pendrive".

Continúan los problemas, con la reinstalación del XP, mi amigo no reconoce el "pendrive". Maldita sea... ¡lo que no reconoce son los puertos USB! Pero los drivers están instalados. Bien, los reinstalaré desde el adminsitrador de dispositivos… ¡¿Cómo que los busque yo?!... pero Jodío, ahí tienes el disco, busca tú que eres más rápido y sabes… ¿lo que buscas?

Nada, mejor lo grabo en un disco y me dejo de dar palos de ciego… ¡mierda!, el portátil no graba DVDs, ¿de dónde saco un CD ahora? Si eso ya no se lleva… espera, tengo discos regrabables en el equipo del coche, borro uno y ya está.

Ahora a pasar la herramienta para recuperar archivos… bien, esto funciona, solo tengo que esperar una hora y media, justito para después de comer.

Para redondear el día, me encuentro la puerta del garaje bloqueada… ¡una vez más!

 

 

Miércoles, 15:30 Horas ZULU

El programa ha terminado de rescatar datos, nada del otro mundo… he perdido toda la música, lo cual no es problema ya que la tengo en casa, todas las fotos personales (también las tengo en casa), y todas las relacionadas con el curro, de las cuales tengo sin copiar las de un par de encargos recientes. A cambio puedo recuperar un montón de cartas y diseños 3D. Bien, dado que no puedo usar el USB tendré que copiarlas a DVD, pero el PC se resiste a reconocer que la unidad graba DVDs además de CDs… bueno, habrá que borrar otro disco mp3.

No será necesario, o mejor dicho, no será posible… el software de grabación no funciona correctamente, pero como premio un mensaje dentro de una ventana me sugiere conectarme a Internet para solucionarlo. Y digo yo… ¿cómo? ¡Si tu mismo me has dicho que no reconoces los USB… ¿es que no sabes donde tienes conectado el router? ¡La ayuda de windows es maravillosa! De hecho en ésta ocasión me dan ganas de imprimirla para usarla de papel higiénico, pero ¡oh, maldición!, ¡tampoco reconoce la impresora!

Tranquilidad Cetor… tú eres el hombre, éste cacharro no tiene huevos, Bill Gates los tendrá pero muy pequeños, además, seguro que el se pajea viendo fotos en un Macintosh. Saca tu lado cafre, y déjate de delicadezas. Ya lo noto, creo que siento el poder, utiliza la fuerza Luke, y si puedes, utiliza también la mala leche que Dios te ha dao…

¡¡Al carajo!! ¡Que le den por culo! Tienes los datos contables, ¿no? Se va a enterar éste de quien soy. A formatear se ha dicho. Si hace falta vuelvo a Madrid a hacer las fotos, reescribo las cartas y me invento lo que no pueda recuperar, paso de quemarme… prefiero quemar el disco duro.

Como diría Joaquín Prats o King Africa: ¡A formateaaaaaaaaaaaaarrrrrrrrr!

 

Es alucinante, Mr. Deditos habla de lo fantástico de la era tecnológica y no le quito razón, pero no deja de sorprenderme lo indefensos que nos quedamos en cuanto falla algo. Aún en el caso de que hubiera podido recuperar todo, me hubiera tocado formatear y reinstalar todo igualmente, con la consiguiente pérdida de tiempo. Y no me puedo quejar: en mi ocupación sigo atendiendo a clientes y proveedores para hacer más soportables las esperas de las instalaciones, y si es necesario, aún guardo papel cuadriculado para los diseños en 3D hechos a mano alzada… pero en una entidad bancaria, en un estudio de arquitectura, o en cualquier oficina te puedes tomar el día libre mientras ponen a punto un equipo.

Mi relación con la informática comenzó a los 13 años con un spectrum de 48 k, la interrumpí a los 18 después de aprender BASIC y comenzar a desenvolverme en MSdos. Luego la retomé con fines laborales 10 años después (en mi trabajo nunca ha sido importante el ordenador, aunque últimamente empieza a ser imprescindible), y hay dos cosas que tengo muy, muy claras respecto a los ordenadores:

-Te roban muchísimo tiempo

-Y Bill Gates es un cabronazo

 

Moraleja: Si de veinte ordenadores, en uno no guardas los datos importantes en una partición segura, ¿adivina cuál te va a dar el susto?

 

Y digo yo… ¿por qué los marines americanos añaden lo de ZULU a la hora y el día?

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

madavar -

Ya nos hemos vuelto absolutamente dependientes del puñetero PC, un formateo de cuando en cuando viene bien para recordarte a tí mismo quien manda...aunque parezca mentira, y a mi me ha pasado, tras formatear se queda uno como más..alegre, satisfecho, cuando comprueba que su vida y su actividad sigue a pesar de los archivos perdidos, que no eran tan necesarios como lo que temía antes de perderlos

c-tor -

Estoy completamente de acuerdo con lo de formatear regularmente, de hecho a éste le tocaba la semana que viene, aprovechando el lunes festivo que tenemos aquí, pero el puñetero no ha querido esperar. Fue un error por mi parte montar aquí un PC sin paticionar el disco.

Respecto al lynux, llevo tiempo pensándolo también, es más seguro, menos virus, dicen que incluso más estable. Pero me da la impresión de que tendré muchos problemas de incompatibilidad con las aplicaciones que uso haitualmente y que no bastará con aprender a "manejarlo un poco"

mr deditos -

13.40 hora ZULU

Hay que practicar más el formateing, y así no te darán esos sofocos.
Yo al principio intentaba recuperar el archivo, fichero, librería, etc. Al final desistí. Se tarda mucho menos en formatear. Yo en el ordenador no tengo cosas importantes. Suelo copiarlas al disco externo (creo que debería hacer copia de seguridad de la copia de seguridad). Que me da problemas el ordenador, a tomar por culo, se formatea y luego va como un tiro. Encima te enteras de que realmente tenñias 60 Gb libres en lugar de los habituales 7-8 que te quedan siempre y que demuestran que tienes el ordenador lleno de cosas inútiles.

Por cierto, que a mi se me pasa por la cabez hacerme del bando de lynux, pero es que me da pereza a mi edad...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres